Patologia Muscular y Articular


Tratamos las patologías musculares y articulares de nuestro cuerpo, tales como sobrecargas, contracturas.

Son producidas por la repetición prolongada de un movimiento o posiciones mantenidas en el tiempo, provocando una sobreexcitación de un determinado músculo o tendón. Pudiendo provocar tendinitis, fascitis, fracturas por sobrecarga, dolor muscular, ligamentario y articular, roturas fibrilares, cervicalgias, dorsalgias, lumbalgias, ciáticas y lumbociáticas.

Dentro de la patología muscular podemos encontrar:

Miopatías Traumáticas:

Se tratan los siguientes traumas:

  • Directas: heridas musculares, contusiones musculares.
  • Indirectas: desgarros musculares (esguince muscular), agujetas.
  • Directo-Indirecto: Síndrome compartimengal.
  • Miositis osificante metatraumática

Cuando comienza la reparación muscular tras una patología muscular se crea una cicatriz fibrosa debida a los factores de crecimiento, actualmente por la orientación de las fibras musculares no se recomienda inmovilización excepto algunas causas excepcionales.

Contusiones Musculares:

Son lesiones musculares, las más frecuentes los desgarros o esguinces musculares, mayoritariamente en las actividades deportivas. Provocan dolor, hinchazón, rigidez, hematoma, masa palpable. Existen complicaciones como síndrome compartimental, pesudoquiste, hernia muscular, nódulo fibroso. Según la gravedad de la lesión se decide su tratamiento.

Desgarros o Esguinces Musculares:

Cuando el músculo es sometido a un estiramiento brusco de forma pasiva o activa. Los síntomas varía según la gravedad son: hinchazón, dolor, debilidad muscular, equimosis, si la rotura es grave observaremos el signo del hachazo.

Según la gravedad de la lesión se denomina de un modo u otro:

  • Elongación muscular o distensión muscular: estiramiento de las fibras musculares sin rotura, sin hematoma ni equimosis.
  • Rotura fibrilar: rotura de varias fibras o fascículos musculares, existe hemorragia loca en mayor o menor grado. Desgarro tipo 1-2.
  • Rotura muscular: lesión total o parcial del músculo. Desgarro tipo 3-4.
  • Desinserción muscular: rotura completa del músculo en su unión miotendinosa.

Calambres Musculares:

Contracciones musculares activas dolorosas y de producidas de forma espasmódica. Suelen aparecer cuando el músculo se encuentra en posición de acortamiento. Existen varias causas: fatiga o actividad muscular prolongada, deshidratación, acortamiento muscular, disminución de potasio, etc.

Síndrome de Dolorimiento Muscular Siferido. (Agujetas):

Se provocan por una lesión de las miofibrillas, su consecuencia en la aparición del ácido láctico deshidrogenasa y creatinkinasa en sangre. Cursa con dolor a las 24-48 horas tras una actividad física intensa, dolor a la contracción activa o estiramiento pasivo. La causa del dolor es el edema en el tejido conectivo perifibrilar. El dolor desaparece a los 5-7 días sin tratamiento.

Lesiones Tendinosas:

Puede ocurrir que el tendón se encuentre normal pero por exceso de tracción excéntrica/concéntrica se provoque una lesión. Falta de vascularización, rigidez,etc. Si el tendón es patológico, síndrome de sobrecarga, por utilización continua de los tendones, se provoca una tendinopatía.

Tendinopatía:

Frecuente por sobrecarga. Provoca dolor local o en su inserción, dolor al movimiento e irregularidad del tendón. Existen localizaciones de la tendinopatía que se denominan con otro nombre como por ejemplo: pubalgia, etc.

Existen diferentes estadios:

  • Estadio 1: dolor tras el ejercicio o movimiento.
  • Estadio 2: dolor con y tras el ejercicio o movimiento.
  • Estadio 3: dolor en reposo.
  • Estadio 4: rotura completa del tendón.

Roturas tendinosas:

Rotura del tendón parcial o total. Pueden ser abiertas o cerradas. Las causas son múltiples: traumáticas, genética, actividad física intensa, etc. Cursan con dolor, incapacidad funcional.

Contractura Muscular:

Es una contracción continuada e involuntaria en el músculo o en algunas de sus fibras, tras realizar un esfuerzo, tras una contracción mantenida en el tiempo. Su aparición provoca dolor, abultamiento de la zona y una alteración en el funcionamiento normal del músculo. Las causas más comunes es la utilización del músculo en lesión en una actividad inapropiada en intensidad o en función.

Tipos de contracturas musculares:

  • Durante la realización del ejercicio: por acumulación de los metabolitos, provocando esto dolor e inflamación, por una ineficiente irrigación sanguínea que depure la zona.
  • Después del ejercicio: causadas por una fatiga excesiva de las fibras, viéndose disminuida su capacidad de relajación tras realizar la actividad.
  • Residuales: tras una lesión grave (roturas de fibras, esguinces, fracturas, etc.) La musculatura adyacente a la lesión tiene tendencia a la contracción como mecanismo de protección, causando una contractura llamada residual.

Las contracturas no son lesiones graves, pero si son molestas e impiden determinados gestos o movimientos con normalidad y sin dolor. Es importante saber identificarlas y diferenciarlas de otras patologías. Con unas pautas a seguir y el tratamiento de fisioterapia se acorta los tiempos de recuperación y se previenen lesiones mayores.

Hemos querido exponer algunas de las lesiones más frecuentes, pero existen otras muchas patologías musculares y articulares, estaremos encantadas de poder atender vuestras consultas sobre cualquier patología en Fisioterapia Sansueña.