Osteopatia


Disciplina terapéutica, donde se analiza como intervienen los diferentes tejidos en la producción de la enfermedad y en la aplicación de técnicas de normalización de las funciones alterada. Técnicas manuales dirigidas a cualesquiera de los tejidos afectados, (sistema musculoesquelético, visceral, nerviosos etc).

La intervención osteopática podría incidir sobretodo en estados pre-patológicos, es decir, en fases de desarreglo funcional, de manifestaciones sintomáticas iniciales, pero la mayoría de las veces se acude a tratamiento osteopático en fases ya avanzadas de la alteración de salud, donde la recuperación tras el tratamiento es notable.

Destacamos Osteopatía:

Estructural

Se aplican técnicas adaptadas a cada disfunción, a cada tejido, a cada paciente. Consiste en el diagnóstico y tratamiento del sistema músculo – esquelético.

Entre otras muchas se usan:

  • Técnicas de alta velocidad y corta amplitud.
  • Estiramientos musculares y faciales.
  • Técnicas de bombeo para los ligamentos y cápsulas articulares.
  • Técnicas funcionales.
  • Técnicas de energía muscular.
  • Técnicas de inhibición de los puntos gatillos musculares.
  • Spray and stretching.

Es muy eficaz en casos como: lumbalgias, contracturas musculares, ciatalgias, mareos, vértigos, cefaleas tensionales, y todas las patologías de origen músculo esquelético.

Visceral

Dirigida a los tejidos que participan en las funciones de las vísceras, las membranas fibrosas en relación, los músculos, los diferentes planos de deslizamiento entre los órganos, los vasos sanguíneos, los nervios, todos los tejidos que aseguran el funcionamiento orgánico.

Las técnicas manuales viscerales ayudan a liberar interrupciones en el flujo de movilidad, a través de la flexibilización del tejido fascial que la envuelve, elongación de los ligamentos, liberación de las fijaciones articulares relacionadas con la víscera, liberación del flujo sanguíneo de las principales arterias que irrigan la víscera afectada, lo que ofrece al organismo una base funcional más útil, productiva y saludable.

La biomecánica del diafragma influye de modo directo en la mecánica visceral, por lo que su tratamiento es de gran importancia.

La afectación visceral repercute sobre el sistema músculo – esquelético.

Craneal

Se evalúa y trata las restricciones de movilidad de los huesos del cráneo, están diseñados para deslizarse el uno sobre el otro, otorgando la capacidad de expansión y contracción a esta estructura, por lo que no es una estructura rígida, debe de ser flexible para asumir las presiones y tensiones a las que esta sometida.

Técnicas manuales, liberan y facilitan la micromovilidad del cráneo y el conjunto de la relación craneosacra. Su tratamiento permite un correcto funcionamiento del sistema nervioso central y periférico.

Está indicado en numerosas patologías:

  • Cefaleas tensionales.
  • Migrañas.
  • Vértigos o mareos.
  • Alteraciones visuales.
  • Alteraciones pediátricas.
  • Trastornos del sueño.
  • Estrés.
  • Problemas de columna.

OSTEOPATÍA INFANTIL

Especialmente indicada en niños, desde el nacimiento hasta la pubertad es cuando más acusa las influencias internas y externas. En éstos años es cuando numerosas de estructuras se encuentran en formación y consolidación, y es donde el tratamiento puede aportar ventajas definitivas.

Desde el momento del parto el bebé sufre un trauma, aún sin el uso de fórceps, espátula o cesárea. Su cráneo sufre compresiones que lo deformarán y estas asimetrías craneales son compensadas por asimetrías del cinturón escapular y pélvico. Pudiendo repercutir en su desarrollo.

Los niños tienen un alto potencial de corrección y adaptación, por lo que es en ésta edad cuando el tratamiento es altamente recomendable y puede ser si lo desean un tratamiento complementario a la medicina convencional.